Monthly Archives: octubre 2014

Patricia Highsmith, única e irrepetible.

patricia-highsmith

La “auténtica” Patricia Highsmith.

No voy a ocultarlo. Soy un fan absoluto de la obra de Patricia Highsmith. A pesar de tener entre mis preferencias a muchos escritores hombres, he de reconocer que cuando una escritora me gusta, me gusta de forma compulsiva. Muy pocos autores han creado personajes tan inquietantemente psicóticos como ella. Lo es el “Bruno” de “Extraños en un tren” y lo es, más que nadie, el joven “Mr Ripley”. Si alguien sabe hurgar sin asomo de repulsión en las ciénagas de nuestro cerebro es ella. Le separan muchas cosas de la otra gran escritora de novela negra “Agatha Christie”. A su lado, la obra de “Cristhie” esta llena de moralina.
patricia-highsmithLa imagen que la mayoría tenemos de Patricia Highsmith es la de una señora mayor, con cara de mala leche. Yo prefiero quedarme con la Patricia frágil que escribió su primera novela “The click of the shooting”, con 22 años. Aquella a la que su madre confesó que bebió aguarrás para malograr su embarazo. La que fue consciente de su lesbianismo en la puritana América de los 50.

JIM THOMPSON. EL MAESTRO DE LA NOVELA NEGRA MODERNA

JIM THOMPSON. EL MAESTRO DE LA NOVELA NEGRA MODERNA.

Su padre, James Sherman Thompson, era un adinerado sheriff corrupto del condado de Caddo en Oklahoma; se presentó a las elecciones para el congreso por el partido Republicano y fue derrotado el mismo año que nacía el pequeño Jim. A continuación huyó a México para evitar problemas legales por malversación de fondos públicos. Era un hombre alocado, jugador compulsivo, que hizo una fortuna en el petróleo y la dilapidó rápidamente.

El futuro escritor tenía parte de sangre india cherokee por su madre, una maestra, y vivió su infancia en Oklahoma City y en Burdell, estado de Nebraska, de donde eran los abuelos maternos del escritor. Allí estuvo dos años mientras su padre estaba huido, bajo la influencia de su abuelo, quien lo inició no sólo en la lectura de los clásicos (los griegos, FreudKarl MarxDon QuijoteLos Viajes de Gulliver), sino también en sus primeras experiencias de adolescente con el tabaco y el whisky.

En 1919 el padre se consagra a la extracción de petróleo y toda la familia se traslada a Fort Worth, en Texas, donde permanecerá diez años entre la súbita riqueza y una no menos súbita pobreza, que al fin domina a la familia cuando quiebran los negocios petrolíferos del padre. Debe, pues, ponerse a trabajar muy joven en 1921 en la redacción de un periódico y a escribir relatos, especializándose en la temática criminal, con ayuda de su madre y su hermana, que le buscan casos reales que el muchacho reescribe. En 1923 se pone a trabajar además en un hotel como botones. En 1925 las complicaciones de una tuberculosis, el estrés de un trabajo intensísimo y el alcoholismo le obligan a convalecer a duras penas y empieza un largo vagabundaje de un empleo a otro en Texas, frecuentando los campamentos de vagabundos y conociendo los bajos fondos. Hace amistad con el legendario cantautor Woody Guthrie y por entonces conoce a un sheriff adjunto que será, junto con su padre, el modelo para los sherifs de futuras novelas del escritor. Trabaja como obrero de la construcción, como bracero y en un oleoducto, y todos estos y otros trabajos dejarán huella en su obra. Jim, pues, no pudo tener una escolaridad normal y siempre se resentirá por ello.


En 1928 vuelve a Fort Worth; en 1929 escribe relatos de temática criminal documentados en casos reales que le suministra su madre; los publica en Texas Monthly; retoma su trabajo como botones en un hotel; como vende alcohol durante la prohibición, tiene algunos problemas con la ley y, al mismo tiempo, con los mafiosos, puesto que la policía le ha requisado sustock de botellas, por lo que tiene que huir de Fort Worth precipitadamente. Es la época de la Gran Depresión y se refugia en Nebraska, en cuya universidad en 1930 empieza a estudiar Agricultura; al mismo tiempo trabaja en una pastelería-panificadora y también se dedica a las ventas a plazos. En 1931 conoce a una telefonista católica que será su mujer, Alberta, y se casan ese mismo año en MarysvilleKansas. Tiene en los años sucesivos varios hijos. Se queda sin trabajo y debe abandonar la universidad. Son los años duros de la Gran Depresión; lee a Karl Marx y en 1936 ingresa en el Partido Comunista Americano, más por buscar buena conversación que por otra cosa, pero lo deja en 1938; por ello será denunciado en 1951 durante la Caza de brujas del senador Joseph McCarthy. En 1938 dirige el Writer’s Project de Oklahoma, cargo del que dimitirá en 1939. La mujer de Thompson obliga a su marido a someterse a una operación para esterilizarlo.

En 1940 una subvención de la Fundación Rockefeller a través de la Universidad de Carolina del Norte para escribir un libro sobre la construcción permite cierto respiro económico a los Thompson, que ya tienen tres hijos: dos niñas, Patricia y Sharon James, y un niño, Michael. Este trabajo obliga a la familia a trasladarse a San Diego, California, en 1941; antes debe internar a su padre en un pequeño sanatorio de Oklahoma City. El proyecto sobre el libro acerca de la construcción es cerrado y se queda sin trabajo. Vuelve pues a buscar trabajo eventual en una fábrica de aviones.

Marcha a Nueva York a abrirse camino como escritor; de paso visita a su padre en el sanatorio y le promete sacarle de él en el plazo de un mes; en Nueva York escribe en menos de dos semanas una novela, en jornadas de veinte horas de trabajo, pero es ingresado por alcoholismo y al salir se entera de que ha pasado el plazo de un mes y su padre se ha suicidado. Entre 1942 y 1949 publica varias novelas en tapa dura y trabaja como reportero en el San Diego Journal y en el Los Angeles Mirror. En 1951, un guionista denuncia a James Thompson como comunista. En 1952 inicia su colaboración con la editorial neoyorkina de bolsillo Lion Books, dirigida por Arnold Hano, que fue también uno de sus mejores amigos: para ella escribe doce novelas en dieciocho meses.

En 1955 inicia su actividad como guionista cinematográfico y realiza el guion de Atraco perfecto, de Stanley Kubrick; también colaborará con él en Senderos de gloria. Asimismo fue autor de la idea original en que se inspira la serie policiaca televisiva Ironside. En 1956 la familia se traslada a Los Ángeles, en parte para evitar las expansiones alcohólicas y las aventuras amorosas del escritor en Nueva York. La mujer del escritor se niega a divorciarse. Por entonces publica numerosos relatos policiacos en diversas revistas y novelas en la editorial Signet Book. En años sucesivos publicará además novelas con el sello neoyorkino Fawcet. Empiezan a realizarse adaptaciones cinematográficas de sus obras, como La huidade Sam Peckinpah, con Steve McQueen.

En 1970 viaja a París con la intención de quedarse; su estancia es bastante revoltosa y alcohólica; su novela 1280 almas recibe el honor de ser la que la editorial Gallimard publica con el número 1000 en su prestigiosa Série Noire; su esposa consigue que retorne a Estados Unidos con una mentira (le cuenta que su hijo ha intentado suicidarse). En 1975, Jim Tompson, muy disminuido físicamente, se encuentra prácticamente incapacitado para escribir, pero aparece como actor secundario en Adiós muñeca, film dirigido por Dick Richards, gracias a su amigo Jerry Bick, que le consigue ese empleo para paliar en parte sus estrecheces económicas. Poco antes de morir en 1977, le dice a su mujer que guarde los manuscritos, pues sabe positivamente que dentro de diez años sería un escritor revalorizado; en efecto, así fue. Se suceden las reimpresiones y traducciones de sus obras, que son incesantemente adaptadas al cine. Actualmente Jim Thompson es considerado el tercer gran novelista del subgénero negro dentro de la novela policiaca, al lado de Dashiell Hammett y Raymond Chandler.

LAS 20 NOVELAS NEGRAS MAS LEIDAS DE LA HISTORIA (PARTE 4)

No están incluidas en esta selección ninguna de las novelas negras de escritores vivos. Todas ellas son clásicos. Escritas hace ya mas de 20 años simbolizan el legado de los pioneros. Son los más refinados ejemplos de misterio de estas dos décadas.

ocho-millones-de-maneras-de-morir

16. “Ocho millones de maneras de morir” de Lawrence Block (1982)

Lawrence Block, nacido el 24 de Junio de 1938 en los Estados Unidos es un reconocido escritor de novela negra (generalmente acompañada de grandes dosis de humor) internacionalmente conocido por sus dos sagas de ficción cuya acción se desarrolla en las calles de Nueva York: La del investigador privado y exalcohólico Matthew Scudder y la del ladrón de refinados modales Bernie Rhodenbarr. Block fue nombrado Gran Maestro por la Asociación de Escritores de Misterio estadounidense en 1993.

Sinopsis: Al detective Matthew Scudder sólo la bebida le ha mantenido apartado de la cruda realidad en sus escasos momentos de lucidez. Pero Scudder deberá enfrentarse nuevamente a la vileza de la gran urbe cuando la joven e ingenua Kim, una prostituta que perseguía un sueño, es brutalmente asesinada. Entonces la vida de Scudder se volcará en la resolución de tan horrendo crimen, aunque sea la última buena acción que haga en vida. Descarnada novela policíaca de uno de los más reconocidos maestros del género, protagonizada por su detective fetiche. Publicada originalmente en 1982, Ocho millones de maneras de morir fue posteriormente un éxito en la gran pantalla gracias a una versión cinematográfica protagonizada por Jeff Bridges en la piel del detective Matthew Scudder.

cuando-el-antro-sagrado-cierra

17. “Cuando el antro sagrado cierra” de Lawrence Block (1986)

“Cuando el antro sagrado cierra” es otra de las novelas protagonizadas por  Matthew Scudder. Esta basada en el relato “By the Dawn’s Early Light”, y publicada cuatro años después de la anterior. En ella resucita el interés de Block en su famoso personaje y lidera el primero de 10 títulos más con el detective como protagonista. El título del libro deriva de la canción “Last Call” de Dave Van Ronk .

Sinopsis: Como casi todas sus novelas negras con Matthew Scudder, esta comienza con Scudder dándole duramente a la bebida y resolviendo crímenes como detective privado “no oficial” en Nueva York. A pesar de los múltiples asesinatos, misterios ocultos y dinero desaparecido la trama rodea la lucha de Scudder contra su adición. Cuando el antro sagrado cierra es la novela que más y mejor ha descrito, tratado, contado y transmitido el mundo del alcohol, la noche, los bares, las copas, la soledad del bebedor de fondo, los compañeros de farra, las borracheras, las resacas, las lagunas en la memoria…

miami-blues

18. “Miami Blues” by Charles Willeford (1984)

Con 8 años, en 1927, quedó huérfano (la tuberculosis se llevó a sus padres). Con 12 escapó de la custodia de una abuela para pasarse dos años saltando clandestinamente de tren en tren con los que cruzó los estados sureños más castigados por la Gran Depresión. Mintió sobre su edad para poder alistarse con 16 años en el ejército, iniciando dos décadas en las que fue entrando y saliendo de sus filas. Durante este tiempo fue conductor de camiones y cocinero en Filipinas, encargado de caballerizas en Monterrey, se le condecoró con un Corazón Púrpura por sus servicios al frente de una división de tanques en la Batalla del Bulge y dirigió una emisora radiofónica castrense en las islas Kyushu de Japón.  Tardó 65 años en saltar al estrellato con Miami blues y empezó a ganar dinero en abundancia cuatro después, el mismo año de su muerte.

Sinopsis: Frederick J. Frenger Jr., un simpático y peligroso psicópata que acaba de salir de una prisión deCalifornia, aterriza en el aeropuerto de Miami dispuesto a pasárselo bien en la soleada Florida. Desde su llegada, va dejando tras de sí el rastro de sus salvajes ganas de «diversión». Todo cambiará, sin embargo, cuando su camino se cruce con el del sargento de homicidios Hoke Moseley, un policía de mediana edad con una vida personal desastrosa y un aspecto físico deplorable, pero implacable en su trabajo. Puede que su dentadura postiza o su triste vida de divorciado hagan pensar lo contrario, pero jamás ceja en su empeño cuando se propone hallar y capturar a una presa. Sobre todo si ésta le ha robado la pistola, la placa y la dentadura.

black-cherry-blues

19. “Black Cherry Blues” de James Lee Burke (1989)

Nacido en Houston, Texas, en 1936, se licenció en Literatura Inglesa en la Universidad de Louisiana en Lafayette, con un master en la Universidad de Missouri. Trabajó en la industria del petróleo, como topógrafo y periodista, además de ser profesor de Escritura Creativa en la Universidad Estatal de Wichita. Dos de sus novelas han sido llevadas al cine, y ha obtenido numerosos premios.

Sinopsis: Cuando su amigo Dixie Lee Pugh le pide ayuda, Robicheaux no duda en acudir. Poco a poco va rompiendo los eslabones de una cadena que irónicamente le lleva a la compañía petrolífera donde trabajó su padre. Pero mientras presta apoyo a ese viejo amigo, él mismo se ve mezclado en un mundo de agentes federales corruptos y cantos de sirena de la mafia.

LA-confidential

20 “L.A. Confidential” de James Ellroy (1990)

James Ellroy, es un escritor estadounidense, autor de las novelas en las que se basan los éxitos cinematográficos L.A. Confidential y La Dalia Negra. Es uno de los más famosos escritores de novela negra contemporánea, así como también un escritor de “ensayos” o artículos dedicados a analizar y desglosar crímenes reales. Se caracteriza por poseer una narrativa “telegráfica”, la cual omite palabras que otros escritores considerarían necesarias o fundamentales, en otras palabras aprovecha la dureza y fuerza de la lengua inglesa para dar frases duras, cortantes y ambiguas. Decir mucho con pocas palabras como si la economía verbal fuese fundamental. Emplea mucho la llamada “aliteración” que es una figura literaria en la cual las frases riman unas con otras y son cadenciosa y repetitivamente subyugantes para el lector. Continúa la evolución directa de la novela policial que iniciaron Dashiell Hammett y Raymond Chandler en la década de 1930, caracterizada por su dureza; es el subgénero que los norteamericanos han denominado hard boiled. Sus libros se caracterizan por su oscuro humor y retrato de la Norteamérica autoritaria, racista y conservadora. Otro punto es el pesimismo que envuelve a los personajes, la decadencia y la ausencia total de esperanza. Ello explica el sobrenombre que se la ha dado como “Demon Dog of American Crime Fiction” (El Perro Demoníaco de la literatura policíaca de Estados Unidos).